El jitomate podría proteger contra daño inducido por exposición UV

Noticias | Publicado el 19 Jul, 2017

Dieta alta en jitomate fue capaz de reducir la incidencia de carcinoma queratinocítico en ratones machos expuestos a radiación ultravioleta (UV).
El jitomate podría proteger contra daño inducido por exposición UV

El cáncer de piel tipo carcinoma queratinocítico (o no melanocítico) es el tipo de cáncer más común, con más casos incidentes por año que otros cánceres también frecuentes como el de mama, de próstata o de pulmón. Aunque la mortalidad por este tipo de cáncer es relativamente bajo, los costos por el tratamiento y la cirugía plástica reconstructiva secundaria pueden llegar a ser muy elevados, por lo que desarrollar intervenciones alternativas para su prevención es necesario.

Datos clínicos en humanos sugieren que el consumo frecuente de pasta de jitomate podría reducir el eritema asociado con la exposición solar a los rayos UV. Esta fotoprotección podría estar conferida por los carotenoides, fitoquímicos que tras su consumo se depositan en la piel. Ya que en el jitomate el licopeno es el carotenoide más abundante. Científicos en Ohio, Estados Unidos, han hipotetizado que el consumo de esta fruta podría actuar como factor protector contra el carcinoma queratinocítico.

Para ello, expusieron a una dieta rica en jitomate durante 35 semanas a un modelo murino de fotocarcinogénesis cutánea (ratones SKH-1). Tras la liofilización de jitomates, dos variedades (red tomato y tangerine tomato), estos fueron incorporados a la dieta, constituyendo un 10% de esta; ambas dietas se compararon con un placebo.  A partir de la semana 11 y hasta la 20, los ratones fueron expuestos dorsalmente a radiación UV-B (2240 J/m2) tres veces por semana, tratamiento que produce neoformaciones papilomatosas que suelen progresar a carcinoma hacia la semana 25.

No se encontraron diferencias significativas entre las concentraciones séricas de licopenos derivadas de ambas dietas con jitomate, pero sí con respecto al alimento control. Los ratones en dieta control desarrollaron significativamente más tumores que los ratones consumiendo la dieta rica en jitomate (p=0.017), aunque este fenómeno sólo ocurrió en los machos y no las hembras. Esto podría explicarse por la mayor susceptibilidad que tienen los machos SKH-1 para desarrollar tumoraciones con respecto a las hembras. Posteriormente, utilzando métodos altamente sensibles de cromatografía se pudieron identificar y cuantificar los carotenoides presentes tanto en plasma como en la piel, y se encontró que los licopenos procedentes de la variedad tangerine son más biodisponibles, pues esta provee hasta tres veces más de estos fitoquímicos que la variedad red tomato. Otro de los fitoquímicos más abundantes en la piel de los ratones que consumieron la dieta rica en jitomates fue la tomatidina, por lo que también podría estar ejerciendo el efecto protector observado.

Estos resultados sugieren la necesidad de investigar más a fondo el rol que tienen los fitoquímicos en estos frutos en la fotoprotección y en la modulación del riesgo de desarrollo de cáncer de piel no melanocítico e incluso de otros tipos de cáncer. El consumo de dieta con 10% de jitomate también se ha asociado con menor desarrollo de tumores en otros sitios, como la próstata. También se ha asociado el consumo de la variedad tangerine con menor actividad de la mieloperoxidasa y menor expresión epidérmica de p53 en ratones SKH-1 machos, por lo que los jitomates podrían estar actuando al reducir la inflamación y daño al ADN producido en las células de la piel. Asimismo, existen datos que sugieren que la administración de una dieta rica en licopenos podría proteger contra alteraciones en la expresión génica inducida por los rayos UV-A; sin embargo, aún falta ampliar esta evidencia en humanos.

  

Referencia:

Cooperstone JL, Tober KL, Riedl KM, et al. Tomatoes protect against development of UV-induced keratinocyte carcinoma via metabolomic alterations. Scientific Reports 2017;7(1) DOI: 10.1038/s41598-017-05568-7