Vacunas personalizadas contra el cáncer, ¿más cerca de una cura?

Noticias | Publicado el 7 Jul, 2017

Inmunizaciones diseñadas según los neoantígenos tumorales específicos de cada paciente, han mostrado resultados alentadores para evitar la recurrencia de cáncer.
Vacunas personalizadas contra el cáncer, ¿más cerca de una cura?

Uno de los retos más grandes en la búsqueda de una terapia curativa para el cáncer ha sido el de erradicar esta enfermedad sin hacer daño a células sanas. Aunque el sistema inmune está diseñado para actuar de forma específica en contra de los antígenos, durante el cáncer o cuando estas células tienen un tumor en su vecinidad suele suprimirse esta respuesta. Se han probado muchos tratamientos inmunomoduladores con el fin de corregir este defecto, sin embargo, los efectos adversos secundarios a su uso han resultado muy poco alentadores.

Experimentos preliminares tanto en modelos murinos, como en ensayos clínicos han sugerido la posibilidad de incrementar la respuesta inmune contra el cáncer a partir de vacunas diseñadas con base en las proteínas que se encuentran alteradas en el tumor. Estas proteínas servirían como antígenos, los cuales serían unidos a una proteína del complejo mayor de histocompatibilidad para ser presentadas a los linfocitos T y en quienes finalmente serían capaces de estimular una respuesta, de manera que reconocerían las células malignas y las destruirían. Sin embargo, el diseñar una vacuna capaz de general tal potencia en la respuesta inmunológica ha sido un proceso largo.  

Una investigación realizada en el Dana-Farber Cancer Institute (Boston, Massachusetts), y cuyos resultados fueron publicados en la revista Nature, consistió en tratar a seis personas con una vacuna diseñada para contener hasta 20 fragmentos proteicos o neoantígenos (antígenos que no se generan en células sanas) correspondientes a las mutaciones encontradas en los tumores, después de realizar la secuenciación del genoma de cada uno de ellos. Los participantes, a quienes ya se les había realizado una cirugía resectiva, eran considerados como de alto riesgo para una recurrencia. Después de la inmunización experimental, 4 de los 6 pacientes no mostraron signos de recurrencia del tumor después de 32 meses de seguimiento. Los dos restantes, en quienes sí hubo recurrencia, presentaron regresión tumoral al tratarse con inmunosupresores del receptor-PD-1.

Otro estudio similar en pacientes con melanoma y que se publicó también en la revista Nature, encontró resultados similares, lo que los convierte en las dos primeras investigaciones en reportar beneficios clínicos con este tipo de terapia. Aunque el tamaño de muestra fue bastante reducido y no se incluyó a un grupo control, los investigadores se muestran positivos ante los resultados, pues creen que esta aproximación tiene mucho potencial a futuro.

Ahora se necesitan de más estudios para establecer la vía más eficiente para reconocer los neoantígenos con mayor probabilidad de efecto terapéutico, además de ensayos clínicos fase II para poder establecer la eficacia de este tipo de aproximación terapéutica para controlar el cáncer.

 

Referencia:

Ledford H. Personalized cancer vaccines show glimmers of success. Nature Communications. [Publicado en julio de 2017; consultado el 07.07.17]. Disponible en: http://www.nature.com/news/personalized-cancer-vaccines-show-glimmers-of-success-1.22249

Melief CJM. Cancer: Precision T-cell therapy targets tumours. Nature 2017. DOI: 10.1038/nature23093.