Exposiciones en la infancia podrían predecir cambios epigenéticos en la edad adulta

Noticias | Publicado el 7 Jul, 2017

Las condiciones ambientales en etapas tempranas de la vida, podrían determinar patrones específicos de inflamación a edades más avanzadas, y estar mediadas por mecanismos epigenéticos.
Exposiciones en la infancia podrían predecir cambios epigenéticos en la edad adulta

La inflamación juega un papel importante en el desarrollo de muchas enfermedades crónico-degenerativas, por lo que conocer los factores implicados en la regulación de este proceso es de gran relevancia para la práctica clínica. Existe evidencia de que el ambiente en el que nos desarrollamos en la niñez temprana es capaz de impactar determinantemente en el fenotipo inflamatorio que desarrollará un individuo a edades posteriores. Por mencionar un ejemplo, un periodo corto de lactancia materna se ha asociado con niveles incrementados de proteína C-reactiva (PCR) en la edad adulta, lo que podría aumentar el riesgo de  padecimientos. Se cree que la epigenética (principalmente la metilación) puede ser un proceso que ocurre para preservar, a largo plazo, la “memoria” de los primeros eventos inmunológicos que ocurrieron en nuestro cuerpo.

Con el fin de conocer más acerca de los efectos de las exposiciones ambientales (microbianas, nutricionales, socioeconómicas, entre otras) a tempranas edades en la generación de fenotipos infamatorios específicos, un grupo de investigación de la Universidad de Rockefeller (Nueva York, Estados Unidos) analizó los datos de una cohorte filipina (n=494), la cual se siguió por más de 20 años. La evaluación de este impacto en el fenotipo se realizó primero, mediante la determinación de la metilación de ADN y posteriormente se asoció si los diferentes sitios de metilación podían predecir las concentraciones séricas de marcadores inflamatorios en la edad adulta (PCR, IL-6, TNFα, IL-10, IFNγ, IL-1β, e IL-8).  

Los investigadores encontraron 10 sitios con metilación diferencial de ADN en 9 genes, de los cuales 4 están involucrados con procesos inflamatorios. Por ejemplo, características socioeconómicas adversas durante la infancia se asociaron con metilación de los sitios del gen C1S, que codifica al componente C1 del complemento, y en el gen GNG2, el cual está involucrado en mecanismos de señalización transmembranal. Otro de los genes que se encontró involucrado fue el EGR4, el cual codifica a un factor de transcripción involucrado en la producción de citocinas proinflamatorias.  Por otra parte, la exposición a componentes de las heces de animales se pudo asociar con un patrón de metilación en el gen APBA2, cuyo producto interactúa con la proteína precursora amiloidea (el cual está ligado con la fisiopatología del Alzheimer) y participa en la transducción de señales. Además, se confirmó que la lactancia materna está asociada con metilación de genes inmunoreguladores.

Los autores proponen que, además de la genética, existen eventos en el desarrollo y en la sensibilidad ecológica durante las etapas tempranas de la vida y que interactúan definiendo las características del sistema inmune del ser humano, y que además podrían predecirse con antelación. Esta investigación identificó a una serie de genes específicos que, de ser estudiados con más detalle en un futuro, podrían resultar prometedores para entender los procesos involucrados en el desarrollo de enfermedades con componentes inflamatorios.  

 

 

Referencia:

McDadea TW, Ryana C, Jones MG, et al. Social and physical environments early in development predict DNA methylation of inflammatory genes in young adulthood