Seguridad de denosumab en osteoporosis, seguimiento a 10 años

Noticias | Publicado el 4 Jul, 2017

¿Cuáles son las implicaciones del tratamiento con denosumab a largo plazo?, una extensión del ensayo clínico fase III FREEDOM muestra su perfil de seguridad 10 años después.
Seguridad de denosumab en osteoporosis, seguimiento a 10 años

Los ensayos clínicos pivotales para evaluar la eficacia y seguridad de un nuevo fármaco son generalmente insuficientes en cuanto al tiempo de seguimiento para hacer extrapolaciones a largo plazo, pues en promedio su duración es no mayor a tres años. Tal fue el caso en los ensayos clínicos realizados para poner a prueba los efectos de denosumab como posible tratamiento para la osteoporosis. Denosumab, es un anticuerpo monoclonal 100% humano que se diseñó para unirse con gran afinidad y especificidad al RANKL (del inglés Receptor Activator for Nuclear Factor κ B Ligand), lo cual reducir la cantidad y funcionalidad de los osteoclastos y, en consecuencia, disminuye el resorción ósea.  

El ensayo clínico FREEDOM ha comprobado los beneficios de este anticuerpo en la osteoporosis postmenopáusica, ya las mujeres tratadas durante tres años con denosumab presentaron significativamente menos fracturas vertebrales (68% menos) y de cadera (40% menos). El perfil de seguridad de este fármaco biológico durante este tiempo fue favorable, sin embargo, ya que la osteoporosis es una enfermedad crónica, existía incertidumbre si los efectos a largo plazo de denosumab seguirían siendo de beneficio.

Como parte de una extensión del estudio original FREEDOM con duración de 7 años y publicado recientemente en la revista Lancet Diabetes & Endocrinology, los investigadores analizaron los efectos a largo plazo del tratamiento antiresortivo con denosumab, el cual si se acumula a los años de seguimiento del estudio original dan un total de 10 años de tratamiento (n=4550).  

La incidencia anual de fracturas se mantuvo baja con el tratamiento con denosumab (fracturas vertebrales, 0.9%-1.86%; fracturas no-vertebrales, 0.84%-2.55%), la cual fue comparable con lo observado durante el estudio original FREEDOM. La densidad mineral ósea (DMO) se incrementó de forma progresiva, tomando como estado basal la DMO al inicio del estudio FREEDOM, en la columna vertebral lumbar un 21.7%, un 9.2% en la cadera, 9% en el cuello femoral y 2.7% en el radio. Se pudo observar una mineralización máxima promedio alrededor de los 5 años de tratamiento.

La incidencia anual de eventos adversos para todos los individuos recibiendo denosumab tuvo un decremento del 165.3 al 9.9 por cada 100 años-participante en el transcurso de 10 años de tratamiento. No se reportó un incremento en la incidencia de eventos adversos graves.

Este estudio muestra evidencia de que el tratamiento a largo plazo con denosumab (hasta 10 años) en mujeres postmenopaúsicas no se asocia con incrementos en los eventos adversos, además continúa siendo efectivo para reducir la incidencia de fracturas e incrementar la DMO, como también se observó en el ensayo clínico original. Sin embargo, una deficiencia de este estudio es que no se incluyó a un grupo control, lo que hace que los resultados se tomen con más cautela. No obstante, dejando a un lado las limitaciones en cuanto a la metodología, este tipo de estudios nos muestra la importancia de realizar extensiones de los ensayos clínicos pivotales para conocer las implicaciones de la administración crónica de nuevos fármacos y para determinar el riesgo-beneficio de su uso.

 

Referencia:

Bone HG, Wagman RB, Brandi ML, et al. 10 years of denosumab treatment in postmenopausal women with osteoporosis: results from the phase 3 randomised FREEDOM trial and open-label extension. Lancet Diabetes Endocrinol 2017 Jul;5(7):513-523.