Dosis bajas de aspirina durante la gestación reducen el riesgo de preeclampsia

Noticias | Publicado el 4 Jul, 2017

Embarazadas con riesgo elevado de desarrollar preeclampsia se benefician del uso profiláctico de dosis bajas de ácido acetilsalicílico.
Dosis bajas de aspirina durante la gestación reducen el riesgo de preeclampsia

Hace aproximadamente cuarenta años, se descubrió que aquellas mujeres que durante el embarazo ingirieron aspirina de forma regular tuvieron menor riesgo subsecuente de preeclampsia. Este fenómeno ha sido el foco de múltiples estudios clínicos, ninguno de ellos con resultados contundentes en cuanto a la edad gestacional más beneficiada con respecto esta terapia. Un meta-análisis de todos estos estudios concluyó que el consumo de aspirina (de 50 a 150 mg) durante la gestación pudo disminuir globalmente un 10% la incidencia de preeclampsia. Sin embargo, un segundo meta-análisis concluyó que el tratamiento iniciado antes de las 16 semanas de gestación (SDG) fue la que ofreció más beneficios en cuanto a la reducción del riesgo. A pesar de ello, asociaciones tales como el Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras (ACOG, por sus siglas en inglés) ya han emitido recomendaciones de iniciar su uso en mujeres embarazadas entre la 12ª y 28ª SDG y que tuvieran alto riesgo de desarrollar preeclampsia. No existen resultados concluyentes al respecto si la intervención profiláctica con aspirina tiene mayor o menor efecto en la preeclampsia de pretérmino o de termino.

Una investigación doble-ciego, aleatorizada y multicéntrica comparó la administración de dosis bajas de aspirina (150 mg/día) con placebo en mujeres entre la 11ª y 14ª SDG con producto único y riesgo incrementado de preeclampsia (grupo experimental, n=878; grupo control, n=898). La intervención experimental concluyó en la semana 36 de gestación.

El análisis de los resultados reveló que 1.6% de las participantes en el grupo experimental desarrollaron preeclampsia de pretérmino, mientras que aquellas en el grupo placebo tuvieron una incidencia de 4.3%, porcentaje significativamente mayor (p=0.004), por lo que el uso de aspirina pudo reducir significativamente el riesgo de preeclampsia (OR 0.38; IC 95%, 0.20-0.74). No se encontró beneficio del uso profiláctico de aspirina en cuanto a la reducción de la incidencia de preeclampsia de término. No hubo diferencias estadísticas en cuanto al desarrollo de complicaciones durante el embarazo o de efectos adversos derivados del uso de este fármaco durante el periodo gestacional en comparación con el grupo placebo.

Estos resultados confirman la evidencia previa de que la aspirina confiere un beneficio al reducir el riesgo del desarrollo de preeclampsia de pretérmino, si se inicia antes de las 16 SDG, mientras que no se observa un efecto protector en la preeclampsia de término. Los autores proponen un algoritmo para la identificación más certera de las pacientes con alto riesgo de preeclampsia, que incluye los factores de riesgo maternos, presión arterial media, cálculo del índice de pulsatilidad de la arteria uterina, y la evaluación sérica del factor de crecimiento placentario y la proteína plasmática asociada al embarazo A, ya que comentan, durante el tamizaje entre la SDG 11 y 13 sólo se logran identificar a menos del 40% de las mujeres en riesgo de padecer algún tipo de preeclampsia.

 

Referencia:

Rolnik DL, Wright D, Poon LC, et al. Aspirin versus Placebo in Pregnancies at High Risk for Preterm Preeclampsia. N Eng J Med 2017. DOI: 10.1056/NEJMoa1704559.