Galenox.com
Registrese en Galenox.com

description Noticias médicas - Fiebre amarilla: de vuelta en el radar sanitario en nuestro continente

Publicada el Tuesday, 13 Jun 2017

Fiebre amarilla: de vuelta en el radar sanitario en nuestro continente

En lo que va del 2017, se ha observado un incremento en el número de casos de fiebre amarilla en Brasil, por lo que otros países americanos deben estar preparados ante una posible contingencia.
Fiebre amarilla: de vuelta en el radar sanitario en nuestro continente

En los últimos treinta años, el continente Americano ha sido afectado de manera emergente y reemergente por cuatro tipos de arbovirus: dengue, virus del Nilo Occidental, chikunguya, y de forma más reciente, por el virus del Zika. Todas estas infecciones tienen una cosa en común: se transmiten a través de un mosquito.

Este año, nuestro continente se ha visto afectado atípicamente por un quinto tipo de arbovirus: el virus de la fiebre amarilla, el cual ha tenido brotes en zonas principalmente rurales de Brasil. Sin embargo, aunque no se había reportado previamente transmisión urbana de la enfermedad, por primera vez, algunos casos se están reportando en sitios próximos a diversos centros urbanos, donde existe escasa inmunidad previa y donde no existe vacunación rutinaria contra este virus.

Debido a que vivimos en una era donde prácticamente no hay barreras para el transporte internacional, la probabilidad de que se transmita esta enfermedad a otros territorios no endémicos, como ya ocurrió anteriormente con el virus del Zika, es elevada. Tomando en cuenta la gravedad de esta enfermedad de transmisión por vector, se considera necesario que los países americanos, sobre todo aquellos con regiones tropicales y sub-tropicales, tomen las precauciones necesarias y se creen campañas de concientización a nivel poblacional en caso de que se lleguen a presentar casos individuales dentro de su territorio. Una consideración importante es educar al personal de la salud para reconocer los signos y síntomas de esta enfermedad de forma oportuna, ya que, en regiones no endémicas para la enfermedad, es mucho más frecuente que se aplace el diagnóstico.

La infección por el virus de la fiebre amarilla consta normalmente de tres fases clínicas: infección, remisión e intoxicación. Durante la primera fase, se presenta un periodo de incubación que consta de 3 a 6 días con síntomas febriles y síntomas similares a una infección de vías aéreas altas. Fiebre elevada, con bradicardia, leucopenia y aumento de las transaminasas podrían hacer sospechar de este diagnóstico, durante el cual los pacientes presentan la viremia. Posterior a este periodo, comienza una etapa de remisión, con mejoría clínica; sin embargo, hasta el 20% de los pacientes pueden progresar a una tercera etapa: la intoxicación. En este último estadio, los pacientes suelen presentar fiebres muy elevadas, manifestacioines hemorrágicas, insuficiencia hepática severa con ictericia marcada, falla renal, disfunción del sistema nervioso central y choque. La mortalidad durante esta etapa oscila entre el 20 al 60%. En esta última etapa se pueden detectar anticuerpos contra el virus, y el tratamiento consiste en terapia de sostén, pues no existe antiviral alguno que ofrezca buena eficacia.

Cabe señalar que la fiebre amarilla no surgió en el continente americano, sino que fue importada en los años 1600 desde África en algún viaje intercontinental y se diseminó causando brotes en diferentes épocas. A raíz del descubrimiento en 1900 que se trataba de una enfermedad de transmisión por vector, se iniciaron acciones para controlar el número de mosquitos potencialmente transmisores.

En 1937, Max Theiler creó una vacuna con virus vivos atenuados, la cual sigue en uso hasta el día de hoy y provee hasta el 99% de inmunidad contra el desarrollo de la enfermedad en individuos inmunizados. Gracias a campañas de vacunación extensa en regiones endémicas para la enfermedad se han ido reduciendo de forma significativa el número de casos; sin embargo, todavía se reportan hasta 60 mil muertes anuales a nivel mundial como consecuencia de este virus. La implementación de la vacunación es crítica para prevenir la diseminación a gran escala, por lo que, la generación de stocks suficientes de vacunas es necesaria para asegurar una buena cobertura a nivel global ante una epidemia.

 

Referencia:

Paules CI, Fauci AS. Yellow Fever - Once Again on the Radar Screen in the Americas. N Engl J Med 2017; 376:1397-1399

 

today Congresos nacionales

today Congresos internacionales

forum Últimos tweets

Conoce el wearable para monitorear el corazón #salud #cardiología https://t.co/N8XAO0Ab3r https://t.co/mLLPAYXBiw
Tratamiento para la colitis nerviosa con… ¿bacterias? #salud #bacterias https://t.co/qovN3SZM4P https://t.co/FhDvnXlrMc
Los kilos extra influyen en el trastorno bipolar. Descubre por qué #salud #obesidad https://t.co/sci7FDB1PD https://t.co/Tn6eb5a44T
¿La rotación de residentes es un peligro para los pacientes? #salud #galenox https://t.co/AKw4C7iYc5 https://t.co/NHZ4KCOy8C

Políticas de privacidad - Términos de Uso

Galenox.com - ¡Tu colega siempre en línea!

REGISTRO