El café: ¿posible tratamiento contra la esteatosis hepática no alcohólica?

Noticias | Publicado el 18 Apr, 2017

El consumo se asoció con una disminución significativa del riesgo de diversas enfermedades hepáticas crónicas, incluyendo la enfermedad hepática grasa no alcohólica.
El café: ¿posible tratamiento contra la esteatosis hepática no alcohólica?

La infección crónica por el virus de hepatitis C, así como el consumo crónico de bebidas alcohólicas son causas importantes de enfermedad hepática crónica (EHC); sin embargo, la esteatosis hepática no alcohólica se ha convertido en la principal causante de este padecimiento. 

El consumo de café se ha asociado inversamente con la severidad de la EHC, sobre todo en individuos con hepatitis tipo C; sin embargo, muy pocos estudios se han realizado sobre los efectos de su consumo en otras etiologías de enfermedad hepática.

Un estudio anidado de casos y controles, derivado de una cohorte multiétnica de más de 215,000 participantes, realizada en Estados Unidos, evaluó la asociación entre el consumo de café y EHC cirrótica y no cirrótica en más de 95,000 individuos entre 45 y 75 años. De los individuos participantes, se registraron 5,385 casos de EHC, y el resto fueron considerados controles, quienes fueron apareados con los casos por edad, sexo y etnicidad. El registro de consumo de café (nunca, < 1 taza/día, 1 taza/día, 2–3 tazas/día, y ≥ 4 tazas/día) y otras variables confusoras se realizó por medio de un cuestionario. La presencia de enfermedades como diabetes, el consumo de alcohol y el índice de masa corporal se tomaron en cuenta para clasificar la etiología de EHC. Los casos fueron categorizados como: enfermedad hepática alcohólica, enfermedad hepática no alcohólica, hepatitis C crónica, hepatitis B crónica, enfermedad hepática criptogénica y enfermedad hepática por otras causas.

Los resultados mostraron que el consumo de café estuvo asociado con una disminución significativa del riesgo de enfermedad hepática alcohólica, enfermedad hepática grasa no alcohólica y hepatitis C crónica. En el caso de la enfermedad hepática alcohólica y la hepatitis C crónica, esta asociación se observó en aquellos individuos con cirrosis, mientras que, para la enfermedad hepática no alcohólica, la asociación se vio tanto en cirrosis como en individuos sin cirrosis. Las asociaciones no se modificaron según el origen étnico de los individuos.

Estos resultados concuerdan con los de otros estudios que muestran los efectos del consumo del café con la reducción de enzimas hepáticas y la disminución de la aparición de fibrosis hepática en la hepatitis C crónica evaluada por histopatología.

Los investigadores sugieren un probable efecto antiiflamatorio del café en los procesos de fibrosis y esteatotis hepática. Sin embargo, todavía deben realizarse los estudios funcionales y ensayos clínicos, sobre todo en relación con la enfermedad hepática grasa no alcohólica, ya que, al parecer, el café afecta la fisiopatología de la enfermedad desde un inicio y no sólo la progresión a cirrosis, como se observó en la enfermedad hepática crónica por otras causas. Estos hallazgos son relevantes ya que hasta el momento no existe ningún tratamiento con efectividad comprobada en pacientes con enfermedad hepática grasa no alcohólica.

 

 Referencia:

Setiawan VW, Porcel J, Wei P, et al. Coffee Drinking and Alcoholic and Nonalcoholic Fatty Liver Diseases and Viral Hepatitis in the Multiethnic Cohort. Clin Gastroenterol Hepatol 2017. DOI: 10.1016/ j.cgh.2017.02.038.