Galenox.com
Registrese en Galenox.com

Dislipidemia

Introducción

Se conoce como dislipidemia al aumento, disminución y/o cambios en la estructura y composición de una o más de los componentes lipídicos de la sangre. Una forma de clasificarlas es en primarias y secundarias; las primeras no están asociadas con otras enfermedades, generalmente de origen genético y con transmisión familiar, y las secundarias son aquellas vinculadas a otras entidades como Diabetes, hipotiroidismo, obesidad y síndrome metabólico. Para fines prácticos, se clasifican en hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia y dislipidemia mixta, de acuerdo con los valores de lípidos encontrados en el suero sanguíneo.

Diagnóstico

El diagnóstico de las dislipidemias se hace a través de un estudio de laboratorio conocido como perfil lipídico o lipidograma, el cual incluye, en primer lugar, el colesterol total cuyo valor normal es menor a 200 miligramos sobre decilitros. También muestra el colesterol HDL, que es el colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad cuyo valor normal debe ser mayor a 40 miligramos sobre decilitros. Otro elemento es el colesterol LDL, es decir, el colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad cuyo valor debe ser menor a 130 miligramos sobre decilitros. También se incluye al colesterol VLDL o colesterol unido a lipoproteínas de muy baja densidad, cuyo valor debe ser menor a 38 miligramos sobre decilitros. Finalmente, los triglicéridos, cuyo valor normal debe ser menor a 150 miligramos sobre decilitros. Cualquier valor fuera de lo normal se considera una dislipidemia.

Tratamiento

El tratamiento inicial de las dislipidemias, de acuerdo con las diferentes guías hasta ahora publicadas, señala firmemente las modificaciones al estilo de vida tratando de mejorar el control glucémico, de peso, ejercicio físico, y abandono del alcohol y tabaco. Sin embargo, al menos 50% requiere control farmacológico debido al alto riesgo cardiovascular que presenta. Se debe hacer una evaluación integral del riesgo cardiovascular global de cada paciente y, de esta forma, determinar el tratamiento ideal.

Existen varios grupos farmacológicos de acuerdo con las dislipidemia presente y, en el momento de prescribir, es importante conocer su farmacología. Para la hipercolesterolemia se pueden utilizar estatinas, como la simvastatina, atorvastatina o rosuvastatina, secuestradores de ácidos biliares, como la colestiramina o colestipol, inhibidores de la absorción del colesterol, como la ezetimiba y también el ácido nicotínico. En caso de presentar hipertrigliceridemia, se pueden utilizar fibratos como el gemfibrozilo o bezafibrato, el ácido nicotínico y los ácidos grasos omega 3.

 

Reiner, Zeljko, et al., Guía de la ESC/EAS sobre el manejo de las dislipemias. Revista española de cardiología, 2011

 

El contenido de Galenox.com es únicamente para profesionales de la salud.

Para leer más Ingresa o Regístrate

Iniciar sesión

 

¿Aún no eres parte de Galenox®?

Regístrate para obtener una cuenta GRATUITA

Obten acceso ilimitado a :

Noticias médicas

Congresos nacionales e internacionales

Educación médica continua

 

Registrarse

today Congresos nacionales

forum Últimos tweets

Conoce el wearable para monitorear el corazón #salud #cardiología https://t.co/N8XAO0Ab3r https://t.co/mLLPAYXBiw
Tratamiento para la colitis nerviosa con… ¿bacterias? #salud #bacterias https://t.co/qovN3SZM4P https://t.co/FhDvnXlrMc
Los kilos extra influyen en el trastorno bipolar. Descubre por qué #salud #obesidad https://t.co/sci7FDB1PD https://t.co/Tn6eb5a44T
¿La rotación de residentes es un peligro para los pacientes? #salud #galenox https://t.co/AKw4C7iYc5 https://t.co/NHZ4KCOy8C

Políticas de privacidad - Términos de Uso

Galenox.com - ¡Tu colega siempre en línea!

REGISTRO