Galenox.com
Registrese en Galenox.com

Mesotelioma

Introducción

El mesotelioma es un tumor derivado de las células mesoteliales. Aunque puede localizarse en peritoneo, túnica vaginal y pericardio, el 80% de los casos tienen su origen en la pleura. La incidencia del mesotelioma pleural está aumentando en la mayoría de los países de Europa y en los EE.UU; se calcula que alcanzará un pico en el año 2020 para posteriormente descender debido a la regulación, en cuanto al uso y exposición al asbesto recogida en la legislación vigente. Por el contrario, en los países del Tercer Mundo el incremento se prevé dramático.

Manifestaciones clínicas

El mesotelioma es una enfermedad generalmente de adultos varones (70-80% de los casos), entre la quinta y séptima décadas de la vida, aunque se han publicado de forma excepcional casos en niños.

Los síntomas de debut más frecuentes son dolor torácico y disnea. El dolor suele ser sordo, difuso y localizado primariamente en abdomen superior, región escapular y hombro debido a su implantación inicial en pleura diafragmática, desde la cual se extiende posteriormente a toda la superficie pleural. La intensidad del dolor irá pareja a la extensión tumoral y la infiltración de la pared torácica.

En la mayoría de los casos la disnea se debe inicialmente a la presencia de derrame pleural y posteriormente a la incarceración del pulmón que es provocada por un engrosamiento pleural extenso.

Otras manifestaciones clínicas menos frecuentes incluyen fiebre, sudoración, tos, astenia, anorexia, pérdida de peso, sensación de pesadez en el tórax, ronquera y expectoración hemoptoica. Cuando la enfermedad progresa, puede aparecer afectación pleural bilateral, infiltración pericárdica con desarrollo de taponamiento cardíaco, compresión de vena cava superior, ascitis y dolor abdominal. Aun cuando es frecuente la presencia de metástasis en las autopsias, su curso suele ser silente. No son habituales las manifestaciones paraneoplásicas, como hipoglucemia, hipercalcemia, embolismo pulmonar, anemia hemolítica autoinmune, hipercoagulabilidad y SIADH.

La exploración física suele ser anodina excepto por la presencia de matidez en la percusión torácica y la disminución de los ruidos respiratorios auscultatorios debido al derrame pleural, atelectasia pulmonar o a la infiltración pleural extensa. En algunos pacientes aparecen acropaquias.

Diagnóstico

Dada la rareza de su presentación y la dificultad de diferenciación con el adenocarcinoma metastásico, el diagnóstico del mesotelioma suele ser difícil y requiere un estudio histológico y la aplicación de técnicas inmunohistoquímicas.

En la toracocentesis del derrame pleural, el líquido pleural es un exudado que, casi en la mitad de los casos, tiene una glucosa menor de 50 mg/dl y un pH menor de 7,20. A veces contiene altas concentraciones de ácido hialurónico, lo que se ha propuesto como pará- metro diagnóstico.

La citología del líquido pleural no suele ser suficiente para el diagnóstico porque, en primer lugar, no siempre se obtiene celularidad y, cuando se consigue, las células pueden confundirse con las procedentes de otros tumores malignos, como el adenocarcinoma o el sarcoma. Las muestras histológicas se pueden obtener mediante biopsia pleural guiada por TC, biopsia pleural ciega (cuya rentabilidad es inferior al 50%) y la biopsia pleural quirúrgica, preferentemente por videotoracoscopia (rentabilidad mayor del 90%). En algunas ocasiones ni siquiera la biopsia por toracotomía aporta el diagnóstico.

Las técnicas de inmunohistoquímica han revolucionado la capacidad para discriminar entre mesotelioma y adenocarcinoma, siendo útiles también en la identificación del origen del tumor primario.

Tratamiento

El tratamiento del mesotelioma es controvertido puesto que los estudios realizados hasta ahora no son lo suficientemente amplios y no se puede comparar con series históricas debido a que los agentes quimioterápicos han ido cambiando a lo largo de los años. El pésimo pronóstico de esta patología y la pobre respuesta a la terapia han provocado una actitud nihilista en la comunidad médica en general. Hoy día están apareciendo nuevos tratamientos que pueden ofrecer una esperanza para paliar los síntomas, prolongar la supervivencia e incluso la curación en algunos pacientes tratados con terapia multimodal.

 

Jett JR. Mesotelioma maligno. En: Albert R, Spiro S, Jett J, eds. Tratado de Neumología. Madrid: Harcourt; 2001.

 

El contenido de Galenox.com es únicamente para profesionales de la salud.

Para leer más Ingresa o Regístrate

Iniciar sesión

 

¿Aún no eres parte de Galenox®?

Regístrate para obtener una cuenta GRATUITA

Obten acceso ilimitado a :

Noticias médicas

Congresos nacionales e internacionales

Educación médica continua

 

Registrarse

today Congresos nacionales

today Congresos internacionales

forum Últimos tweets

Conoce el wearable para monitorear el corazón #salud #cardiología https://t.co/N8XAO0Ab3r https://t.co/mLLPAYXBiw
Tratamiento para la colitis nerviosa con… ¿bacterias? #salud #bacterias https://t.co/qovN3SZM4P https://t.co/FhDvnXlrMc
Los kilos extra influyen en el trastorno bipolar. Descubre por qué #salud #obesidad https://t.co/sci7FDB1PD https://t.co/Tn6eb5a44T
¿La rotación de residentes es un peligro para los pacientes? #salud #galenox https://t.co/AKw4C7iYc5 https://t.co/NHZ4KCOy8C

Políticas de privacidad - Términos de Uso

Galenox.com - ¡Tu colega siempre en línea!

REGISTRO