Galenox.com
Registrese en Galenox.com

create Revisión rápida de temas - Insuficiencia suprarrenal

 

Insuficiencia suprarrenal

Definición

Se denomina insuficiencia suprarrenal primaria cuando la afección está a nivel de la corteza suprarrenal,  por el contrario si el defecto está en la secreción de hormona adrenocorticotrópica a nivel hipofisario se trata de una insuficiencia suprarrenal secundaria, y si el trastorno es a nivel hipotalámico con afección en la secreción de la hormona liberadora de hormona adrenocorticotrópica, entonces de denomina insuficiencia suprarrenal terciaria.

La insuficiencia suprarrenal aguda es una entidad que puede poner en riesgo la vida del paciente y que se presenta con hipotensión o hipovolemia, dolor abdominal agudo, náuseas y vómito, otros síntomas son fiebre, debilidad, fatiga, legargia y confusión. La mayoría de los pacientes tienen factores predisponentes que incrementan la necesidad de glucocorticoides como un accidente, cirugía o proceso infeccioso.

Clasificación

La insuficiencia suprarrenal primaria resulta de una destrucción gradual de la corteza adrenal y es necesaria una pérdida de al menos 90% del parénquima glandular para que aparezcan las manifestaciones clínicas.

En una fase inicial del proceso destructivo únicamente hay disminución de la reserva adrenal, de modo que la secreción basal de cortisol es normal, pero la respuesta al estrés es subóptima, por lo que cualquier episodio que incremente la demanda de esteroides puede precipitar una crisis adrenal aguda;  con la pérdida del tejido adrenal disminuye la secreción basal hormonal y finalmente aparecen las manifestaciones de enfermedad, la disminución del cortisol plasmático condiciona aumento en las concentraciones de homona adrenocorticotropa, debido a la pérdida de la retroalimentación negativa, asimismo debido a la atrofia de la zona glomerular de la corteza adrenal se produce deficiencia de mineralocorticoides, lo que condicona alteraciones hidroelectrolíticas, la atrofia glandular produce además déficit de los esteroides sexuales.

La insuficiencia suprarrenal secundaria puede producirse por cualquier proceso que afecte a la hipófisis anterior y que interfiera con la secreción de hormona adrenocorticotropa, por otro lado la insuficiencia suprarrenal terciaria es el resultado de procesos que afectan al hipotámalo e interfiere con la secreción de la hormona liberadora de hormona adrenocorticotropa, las causas principales son tratamiento con glucocorticoides exógenos, hipopituitarismo, resección selectiva del tumor hipofisario porductor de hormona adrenocorticotropa, apoplejía hipofisaria, síndrome de Sheehan, enfermedad granulomatosa como sarcoidosis y tuberculosis, radiación hipofisaria, déficit aislado de hormona adrenocorticotropa de etilogía idiopática, genética o por hipofisitis linfocitaria. Como la diferenciación entre insuficiencia suprarrenal secundaria y terciaria no tiene implicaciones diagnósticas ni terapétucias en la práctica clínica, se consideran en conjunto como insuficiencia suprarrenal secundaria. En estadios iniciales la secreción basal de hormona adrenocorticotropa es normal, pero se presenta una respuesta disminuida al estrés, a medida que avanza la enfermedad, la secreción de hormona adrenocorticotropa disminuye progresivamente, lo que condiciona atrofia paulatina de las zonas fasciculada y reticular de la corteza suprarrenal; como la capa glomerular permanece intacta solo desciende el cortisol y los andrógenos adrenales, sin afectación significativa de la secreción de aldosterona.

Manifestaciones clínicas

Los síntomas y signos de la insuficiencia suprarrenal dependen del grado de afectación adrenal y  la producción de mineralocorticoides.

Los síntomas derivados del déficit de glucocorticoides pueden ser gastrointestinales con la presencia de náuseas, vómito, estreñimiento o diarrea y dolor abdominal; también se presenta astenia, anorexia, debilidad, cefaleas, hipoglucemia de ayuno; los síntomas derivados del déficit de mineralocorticoides en la insuficiencia suprarrenal primaria son mareo, hipotensión, pérdida de peso y deshidratación; las manifestaciones por déficit de andrógenos son disminución del vello púbico y axilar en mujeres, descenso de la libido en mujeres; los síntomas derivados del exceso de hormona adrenocorticotropa en la insuficiencia suprarrenal primaria son hiperpigmentación de piel y mucosas.

Los signos principales son pérdida de peso, hipotensión e hiperpigmentación, este último solo en la insuficiencia suprarrenal primaria.

Las alteraciones de laboratorio que se presentan son hiponatremia en aproximadamente el 90% de los pacientes, hiperpotasemia en 65%, hipercalcemia, azoemia, hipoglucemia, anemia y eosinofilia.

Diagnóstico:

En todo paciente con sospecha clínica de insuficiencia adrenal, se debe determinar cortisol basal a las 8 o 9 de la mañana, si este es menor de 3.6 microgramos por decilitro se confirma el diagnóstico de insuficiencia suprarrenal y se debe iniciar tratamiento con glucocorticoides; si el cortisol basal está superior a 18 microgramos por decilitro se excluye el diagnóstico, pero si se encuentra entre 3.6 a 18 microgamos por decilitro, requiere de pruebas adicionales de tipo dinámico para confirmar o descartar el diagnóstico.

Las pruebas dinámicas que se utilizan son las prueba de la hipoglucemia insulínica, prueba corta de estimulación con hormona adrenocorticotropa, prueba de estímulo con glucagón y la prueba de metoripona.

Prueba de hipoglucemia insulínica, se considera el “estándar de oro” para el diagnóstico y consiste en determinar la respuesta de cortisol sérico a una hipoglucemia inducida mediante la administración de insuulina, debe lograrse hipoglucemia efectiva con concentraciones de glucosa sérica menor de 40 miligramos por decilitro, que se acompañe de signos y/ o síntomas de hipoglucemia, se administran de  0.1 a 1.15 unidades de insulina regular intravenosa por peso del paciente, y se determina cortisol al momento de la administración de insulina y a los 30, 45, 60 y 90 minutos. Valores de cortisol mayores a 18 microgramos por decilitro excluye la insuficiencia adrenal.  Esta prueba está contraindicada en mayores de 65 años, enfermedad cardiovascular o cerebrovascular, hipertensión arterial grave y embarazo.

La prueba corta de estimulación con hormona adrenocorticotropa a dosis estándar consiste en administrar 250 microgramos de hormona adrenocorticotrópica sintética por vía intravenosa o intramuscular y se determina el cortisol plasmático al momento del inicio de la prueba y a los 30 y 60 minutos, un valor de cortisol menor a 18 microgramos por decilitro se considera diagnóstico de insuficiencia suprarrenal.

La prueba de estímulo con glucagón consiste en administrar 1 miligramo de glucagón intramuscular, se determina niveles de cortisol sérico a los 90, 120, 150, 180, 210 y 240 minutos posterior a la administración, una concentración de cortisol sérico mayor de 21.5 microgramos por decilitro excluye el diagnóstico.

Tratamiento

Independientemente de la etiología, el objetivo del tratamiento con glucocorticoides es reproducir, en lo posible, la secreción endógena fisiológica de cortisol normal en una persona sana.

En la actualidad se recomienda el uso de hidrocortisona como el glucocorticoide de elección,  dosis recomendada de 2 a 25 miligramos en la insuficiencia suprarrenal primaria o de 15 a 20 miligramos en la insuficiencia secundaria, dividida en 2 a 3 dosis durante el día.  También se puede utilizar acetato de cortisona de 25 a 37.5 miligramos una vez  por la mañana, prednisona 3 a 5 miligramos una vez por la mañana. La modificación de la dosis se basa fundamentalmente en los síntomas y signos clínicos.

En la insuficiencia suprarrenal primaria puede haber afectación de la función mineralocoriticoide, por lo que se sugiera administrar fludrocortisona 0.05 a 0.2 miligramos por kilogramo de peso. La monitorización en este caso se debe realizar con la determinación de la tensión arterial en decúbito supino y en bipedestación, la frecuencia cardiaca, el potasio sérico y la actividad de la renina plasmática.

El tratamiento sustitutivo con sulfato de dehidroepiandosterona está indicado en aquellas mujeres que presenten un deterioro significativo del estado de ánimo a pesar del reemplazo óptimo con gluco o mineralocorticoides. Por lo general, se comienza con 25 a 50miligramos cada 24 horas y se ajusta en función de la respuesta, debiendo retirarse si se producen efectos adversos o si no se observa ningún beneficio tras 6 meses de tratamiento. 

 

De Miguel P, Torres E, Palacios N, Moreira M, et al. Guía para el diagnóstico y tratamiento de la insuficiencia suprarrenal en el adulto. Endocrinol Nutr 2014

 

El contenido de Galenox.com es únicamente para profesionales de la salud.

Para leer más Ingresa o Regístrate

Iniciar sesión

 

¿Aún no eres parte de Galenox®?

Regístrate para obtener una cuenta GRATUITA

Obten acceso ilimitado a :

Noticias médicas

Congresos nacionales e internacionales

Educación médica continua

 

Registrarse

today Congresos nacionales

today Congresos internacionales

forum Últimos tweets

Conoce el wearable para monitorear el corazón #salud #cardiología https://t.co/N8XAO0Ab3r https://t.co/mLLPAYXBiw
Tratamiento para la colitis nerviosa con… ¿bacterias? #salud #bacterias https://t.co/qovN3SZM4P https://t.co/FhDvnXlrMc
Los kilos extra influyen en el trastorno bipolar. Descubre por qué #salud #obesidad https://t.co/sci7FDB1PD https://t.co/Tn6eb5a44T
¿La rotación de residentes es un peligro para los pacientes? #salud #galenox https://t.co/AKw4C7iYc5 https://t.co/NHZ4KCOy8C

Políticas de privacidad - Términos de Uso

Galenox.com - ¡Tu colega siempre en línea!

REGISTRO