Galenox.com
Registrese en Galenox.com

Esguinces

Definición

Las articulaciones en todo el cuerpo se encuentran envueltas por partes blandas de tejido conectivo denominados ligamentos, cuya función es la estabilización de la articulación, limitando el recorrido de las superficies articulares, de igual forma, facilitan la información propioceptiva de la misma.

Existen ligamentos intraarticulares y ligamentos extraarticulares.

Microscópicamente, los ligamentos están formados por fibras de colágeno tipo I, elastina y matriz extracelular con escasa cantidad de células de tipo fibroblástico que se distribuyen a manera de bandas. Cuentan con propiedades mecánicas que le otorgan un rendimiento de elongación. Cuando la carga de elongación es mayor a la tolerable, se produce el esguince.

El esguince es la distención anormal de los ligamentos sobrepasando los limites anatómicos normales generando cambios macro y microscópicos que demuestran elongación, desgarro o ruptura de los mismos.

Los esguinces se clasifican de acuerdo al grado de la lesión en tres:

El esguince grado I se presenta distención leve de los ligamentos, sin laxitud articular asociada, con ruptura de menos de 5% de las fibras, clínicamente el paciente refiere dolor de intensidad moderado, presentando aumento de volumen localizado poco perceptible y el paciente puede realizar sus actividades rutinarias.

En el esguince grado II la distensión de los ligamentos es moderada, acompañada de inestabilidad articular, con ruptura de 40 a 50% de las fibras clínicamente hay presencia de dolor opresivo, pulsátil tolerable, pero que limita la función de la región lesionada, provocando incapacidad parcial. En la exploración física se observará aumento de volumen con equimosis leve periarticular.

En el esguince grado III los ligamentos además de ser elongados, se desgarran pudiendo romperse, además de lesionar los tendones y tejidos adyacentes. Clínicamente el paciente referirá dolor intenso en la región afectada, incapacidad para realizar el apoyo o la función de la articulación. La inflamación, el hematoma o equimosis son importantes en y alrededor de la zona afectada.

Esguinces frecuentes

El esguince en la rodilla es frecuente en personas que practican algún deporte donde esta articulación es frecuentemente utilizada, como ocurre en el caso de: futbolistas, voleibolistas y basquetbolistas. La edad en la que se presenta con mayor frecuencia oscila entre los 30 y 35 años, siendo el mecanismo de producción una fuerza lateral en varo o valgo. El examen clínico debe realizar las maniobras de test de bostezo, la cual se realiza con el paciente en decúbito lateral y con flexión en 30 grados de la rodilla, colocando la palma de la mano en la región lateral de la misma y la otra mano del examinador sujetando el tobillo. La maniobra aplicará abducción de rodilla con ligera rotación externa de la pierna, manifestándose como positivo ante la presencia de dolor al generar la apertura lateral interna o externa de la rodilla. De igual forma, se procede a la realización de la maniobra de cajón, con una flexión de rodilla entre 80 y 90 grados apoyando el pie en la camilla. El examinador debe realizar tracción repetida, de la pierna, intentando desplazar la tibia hacia adelante o hacia atrás. Si existe desplazamiento anterior de carácter doloroso, será indicativo de lesión del ligamento cruzado anterior y su equivalente en la región posterior. La realización de la maniobra de Lachman es con el paciente en decúbito dorsal y rodilla flexionada en 30 grados, colocando la mano en la cara posterior del tercio proximal de la pierna y la otra mano del examinador en la cara anterior del tercio distal del muslo traccionando hacia adelante la tibia, intentando desplazarla permite la evaluación del ligamento cruzado anterior.

Los esguinces de dedo se producen por trauma con hiperextensión, hiperflexión o desplazamiento lateral de la articulación, frecuentemente vistos en deportistas o personas que utilizan las manos como instrumento de competencia o producción. El cuadro clínico se caracteriza por dolor difuso o localizado en la cara interna de la articulación, edema, equimosis o hematoma, con limitación de los movimientos. En estos casos, dependiendo del grado de agresión, es frecuente encontrar fracturas asociadas, por lo que el examen físico deberá ser detallado en búsqueda de crepitaciones que orienten a dicha sospecha.

El diagnóstico es básicamente clínico. Se puede apoyar en el ultrasonido que permite evaluar la indemnidad o grado de lesión de los ligamentos. La tomografía axial computada también permite valorar avulsión de fragmentos óseos. La resonancia magnética permitirá la observación de los tejidos blandos y estructuras capsuloligamentosas.

Tratamiento.

Los ligamentos y las cápsulas articulares tienen un periodo lento de cicatrización, entre 6 y 12 semanas, debido a su escaso aporte sanguíneo a diferencia de lo que ocurre con la inervación, lo que explica la gran respuesta dolorosa ante las agresiones de dichas áreas anatómicas.

La resolución del esguince depende de muchos factores como el mecanismo de lesión, a mayor trauma, mayor severidad de la lesión y mayor tiempo de resolución; la edad del paciente, a mayor edad mayor rigidez de los ligamentos y mayor severidad de la lesión; el antecedente de ejercicio previo, ya que las personas deportistas se curan más rápido que los sedentarios; la reiteración de la lesión en la misma región, a mayor número de veces de lesión en la misma región, la recuperación es menor y el tiempo de inmovilización.

El tratamiento se inicia inmediatamente, se deberá de inmovilizar la articulación, aplicar hielo local y elevar de la extremidad para recudir la inflación, se deberán indicar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

La inmovilización es, por lo menos, de 4 semanas permitiendo el apoyo o el uso sólo en esguinces hasta el grado II.

Después del tiempo de inmovilización, una vez que hayan cedido las manifestaciones inflamatorias, se procederá al uso de medios fisioterapéuticos que permitan la recuperación completa de los tejidos blandos y la movilidad articular. La hidroterapia, la crioterapia, el ultrasonido y la electroterapia, así como la movilización activa y pasiva se constituyen en elementos fundamentales para la rehabilitación.

En caso de un esguince grado III o reiterado sin mejoría con el tratamiento conservador, se procederá a realizar un tratamiento quirúrgico consistente en la reparación para casos agudos y reconstrucción en casos crónicos, cuando ya no está presente el ligamento por reabsorción de éste.

 

  • Canale T, Beaty J, Campbell's Operative Orthopaedics, 11va edición, 2007
  • Bustamante, G., & Molina Alanoca, J. D. (2013). Esguince. Revista de Actualización Clínica Investiga34, 1729.

 

El contenido de Galenox.com es únicamente para profesionales de la salud.

Para leer más Ingresa o Regístrate

Iniciar sesión

 

¿Aún no eres parte de Galenox®?

Regístrate para obtener una cuenta GRATUITA

Obten acceso ilimitado a :

Noticias médicas

Congresos nacionales e internacionales

Educación médica continua

 

Registrarse

today Congresos nacionales

today Congresos internacionales

forum Últimos tweets

Conoce el wearable para monitorear el corazón #salud #cardiología https://t.co/N8XAO0Ab3r https://t.co/mLLPAYXBiw
Tratamiento para la colitis nerviosa con… ¿bacterias? #salud #bacterias https://t.co/qovN3SZM4P https://t.co/FhDvnXlrMc
Los kilos extra influyen en el trastorno bipolar. Descubre por qué #salud #obesidad https://t.co/sci7FDB1PD https://t.co/Tn6eb5a44T
¿La rotación de residentes es un peligro para los pacientes? #salud #galenox https://t.co/AKw4C7iYc5 https://t.co/NHZ4KCOy8C

Políticas de privacidad - Términos de Uso

Galenox.com - ¡Tu colega siempre en línea!

REGISTRO