Galenox.com
Registrese en Galenox.com

create Revisión rápida de temas - Enfermedad de Chagas (tripanosomiasis americana)

 

Enfermedad de Chagas (tripanosomiasis americana)

Introducción

La enfermedad de Chagas, también llamada tripanosomiasis americana, es un padecimiento potencialmente mortal causado por el protozoo Tripanosoma cruzi. Se transmite a los seres humanos principalmente por las heces de insectos triatómidos conocidos como chinches.

Historia natural de la enfermedad.

La evolución clínica de la enfermedad de Chagas tiene dos fases claramente diferenciadas. Inicialmente, la fase aguda dura 2 meses, aproximadamente, después de haber contraído la infección. Durante esta fase aguda circulan, por el torrente sanguíneo, una gran cantidad de parásitos. En la mayoría de los casos no hay síntomas o son leves. Puede haber fiebre, dolor de cabeza, linfadenopatía, palidez, dolores musculares, dificultad para respirar, edema y dolor abdominal o torácico. En menos de 50% de las personas picadas por un triatomíneo, un signo inicial característico puede ser una lesión cutánea o una hinchazón amoratada de un párpado. Durante la fase crónica, los parásitos permanecen ocultos, principalmente, en el músculo cardiaco y digestivo. Hasta 30% de los pacientes sufren trastornos cardiacos y hasta 10% presentan alteraciones digestivas, neurológicas o mixtas. Con el paso de los años, la infección puede causar muerte súbita o insuficiencia cardiaca por la destrucción progresiva del músculo cardiaco.

Mecanismo de transmisión

El mecanismo de transmisión de la enfermedad de Chagas se caracteriza, en América Latina, por la transmisión del Tripanosoma cruzi principalmente por las heces infectadas de insectos triatomíneos que se alimentan de sangre. Por lo general, viven en las grietas y huecos de las casas mal construidas en las zonas rurales y suburbanas. Normalmente permanecen ocultos durante el día y por la noche entran en actividad alimentándose de sangre humana. En general, atacan en las zonas expuestas de la piel, como la cara, y defecan cerca de la picadura. Los parásitos penetran en el organismo cuando la persona picada se frota instintivamente y empuja las heces hacia la picadura, los ojos, la boca o alguna lesión cutánea abierta.

Cuadro clínico

El cuadro clínico de la enfermedad de Chagas se caracteriza por una fase aguda, una indeterminada y una crónica. La primera inicia en el momento de la inoculación del parásito, y la reacción inflamatoria local puede dar lugar a un chagoma de inoculación, que es caracterizado por un pequeño nódulo rojizo y se puede acompañar de crecimientos ganglionares vecinos. En algunos casos, los tripanosomas penetran a través de la conjuntiva, provocando edema conjuntival, palpebral e inflamación de los ganglios periauriculares, es decir, el signo de romana. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las manifestaciones clínicas en esta fase pasan inadvertidas, lo que da como resultado que muchos de los pacientes en etapa crónica no tengan antecedente de haber padecido la fase aguda de la enfermedad. En esta fase, las células musculares y ganglionares cardiacas pueden ser invadidas. Los signos de la fase aguda incluyen fiebre cotidiana, adenopatías cervicales, axilares e inguinales, hepatosplenomegalia, exantema, anemia, astenia, adinamia, dolor óseo y muscular y diversos grados de insuficiencia cardiaca debido a miocarditis, que puede provocar la muerte. Una complicación grave de esta etapa es la meningoencefalitis y miocarditis aguda. En general, la fase aguda es más frecuente en los niños.

La fase indeterminada o latente inicia de 8 a 10 semanas después de la infección. Puede cursar asintomática durante muchos años y en ocasiones sólo es posible diagnosticarla por métodos inmunológicos. Es más frecuente en jóvenes. La fase crónica sintomática se observa más en adultos, y es el resultado de las alteraciones a nivel de los nervios centrales y periféricos, que pueden durar muchos años e incluso décadas. En algunas ocasiones sobreviene la muerte del paciente en forma repentina por insuficiencia cardiaca, que puede deberse a la destrucción de las células nerviosas ganglionares del corazón.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Chagas aguda requiere la detección de los parásitos. El examen microscópico de la sangre fresca con anticoagulante o de la capa leucocítica es la forma más sencilla de descubrir los microorganismos móviles. Los parásitos pueden observarse también en extensiones sanguíneas finas o gruesas teñidas con Giemsa. Los tubos de microhematocrito que contiene colorante naranja de acridina se pueden usar para el mismo fin. Si los intentos de visualizar los microorganismos son infructuosos, se puede recurrir a la reacción en cadena de polimerasa o al hemocultivo en medios especializados. En manos de personal experto, todos los métodos mencionados generan resultados positivos en una elevada proporción de pacientes.

Tratamiento

La enfermedad de Chagas puede tratarse con benznidazol o nifurtimox. Ambos medicamentos son eficaces casi al 100% para curar la enfermedad si se administran al comienzo de la etapa aguda. Sin embargo, su eficacia disminuye a medida que transcurre más tiempo desde el inicio de la infección.

El tratamiento con estos medicamentos también está indicado en caso de reactivación de la infección, por ejemplo, por inmunodepresión, en niños que padecen infección congénita y en los pacientes al principio de la fase crónica. La terapia se debe ofrecer a los adultos infectados, especialmente a los que no presentan síntomas. Los posibles beneficios de la medicación para prevenir o retrasar el avance de la enfermedad de Chagas deben sopesarse contra la duración prolongada del tratamiento hasta por 2 meses y las posibles reacciones adversas que se presentan hasta en 40% de los pacientes tratados. El benznidazol y el nifurtimox no deben administrarse en embarazadas ni en personas con insuficiencia renal o hepática. El nifurtimox también está contraindicado en personas con antecedentes de enfermedades del sistema nervioso neurológicas o trastornos psiquiátricos. Se debe dar seguimiento con pruebas de laboratorio, como biometría hemática, química sanguínea, perfil hepático y examen general de orina, junto con electrocardiograma, esofagograma y radiografías de tórax y abdominal. Además, puede ser necesario administrar un tratamiento específico para las manifestaciones cardiacas o digestivas.

 

Neglected tropical diseases, Chagas disease (American trypanosomiasis). Organización Mundial de la Salud. Consultado el 29 de abril de 2013.

 

El contenido de Galenox.com es únicamente para profesionales de la salud.

Para leer más Ingresa o Regístrate

Iniciar sesión

 

¿Aún no eres parte de Galenox®?

Regístrate para obtener una cuenta GRATUITA

Obten acceso ilimitado a :

Noticias médicas

Congresos nacionales e internacionales

Educación médica continua

 

Registrarse

today Congresos nacionales

today Congresos internacionales

forum Últimos tweets

Conoce el wearable para monitorear el corazón #salud #cardiología https://t.co/N8XAO0Ab3r https://t.co/mLLPAYXBiw
Tratamiento para la colitis nerviosa con… ¿bacterias? #salud #bacterias https://t.co/qovN3SZM4P https://t.co/FhDvnXlrMc
Los kilos extra influyen en el trastorno bipolar. Descubre por qué #salud #obesidad https://t.co/sci7FDB1PD https://t.co/Tn6eb5a44T
¿La rotación de residentes es un peligro para los pacientes? #salud #galenox https://t.co/AKw4C7iYc5 https://t.co/NHZ4KCOy8C

Políticas de privacidad - Términos de Uso

Galenox.com - ¡Tu colega siempre en línea!

REGISTRO