Galenox.com
Registrese en Galenox.com

create Revisión rápida de temas - Dermatitis seborreica

 

Dermatitis seborreica

¿Qué cuidados generales deben recomendarse a los pacientes?

Información. Es esencial informar al paciente que la dermatitis seborreica del adulto es un proceso crónico, que puede cursar con brotes de agravamiento y que el tratamiento va dirigido a controlar las manifestaciones clínicas, no a curar la enfermedad. También es importante aclarar que el tratamiento habrá de ser mantenido durante periodos prolongados o repetido en los brotes sucesivos.

Otros datos relevantes a transmitir son la tendencia de la enfermedad a mejorar al cabo de años, su no contagiosidad, el frecuente agravamiento por factores emocionales y el empeoramiento habitual en otoño-invierno de las lesiones de cara y cuero cabelludo y en verano de las lesiones de pliegues.

Medidas higiénicas. La mayoría de los pacientes toleran bien las medidas higiénicas con agua y productos de uso corriente. En algunos enfermos, sobre todo en lesiones en la zona de la barba, un lavado frecuente y enérgico con agua y jabón puede ser suficiente para controlar el proceso. En algunos casos, la mala tolerancia a los jabones y geles aconseja el uso de limpiadores sin detergentes y de pH neutro o ácido.

Cosméticos. Los cosméticos con alcohol (ej.: limpiadores faciales, colonias) pueden resultar irritantes. Tampoco son recomendables cosméticos con contenido graso o muy ocluyentes.

Alimentación, consumo de alcohol. El consumo de alcohol suele incrementar la intensidad de las lesiones de la dermatitis seborreica. Un efecto similar puede producirse por alimentos picantes o muy especiados; por lo demás no es preciso efectuar restricciones dietéticas.

Exposición solar. En general tiene un efecto beneficioso sobre la dermatitis seborreica.

¿Qué pruebas o exámenes complementarios están indicados?

Si no existen hallazgos en la anamnesis o la exploración que lo justifiquen, no es necesario realizar pruebas ni exámenes complementarios en los pacientes con dermatitis seborreica. En los casos de comienzo reciente y muy intenso se evaluará la conveniencia de solicitar una serología de VIH, lo que requiere el consentimiento del paciente.

El tratamiento de la dermatitis seborreica por vía tópica tampoco hace necesario realizar pruebas complementarias. En los casos excepcionales en que sea preciso recurrir a medicaciones sistémicas serán necesarios controles analíticos apropiados.

¿Cómo se trata la dermatitis del cuero cabelludo?

Formas leves. Se lavará el cuero cabelludo y el cabello con un champú antifúngico cada 2 ó 3 días, dejando transcurrir 10 minutos antes de aclararlo. Los productos con esta acción incluyen los siguientes:

  • Sulfuro de selenio (2-5%)
  • Piritiona de cinc (2%)
  • Dipiritiona de magnesio (2%)
  • Piroctona olamina (0,3-3%)
  • Bifonazol (1%)
  • Flutrimazol (1%)
  • Ketoconazol (2%)
  • Sertaconazol (2%)
  • Ciclopirox olamina (1%)

Como alternativas pueden emplearse champús o lociones de alquitrán de hulla, otras breas o sus derivados, dos o tres veces por semana, o bien lociones de ictiol o keluamida 1-2 veces/día.

Formas moderadas y graves. Pueden utilizarse los mismos tratamientos que en el apartado anterior o alguno de los siguientes, combinándolos si fuera preciso.

  • Corticoides tópicos, en loción o solución (1-2 aplicaciones/día):
    • Acetato de hidrocortisona (1-2,5%)
    • Valerato de betametasona (0,1%)
    • Dipropionato de betametasona (0,05%)
    • Acetónido de triamcinolona (0,1%)
    • Fuorato de mometasona (0,1%)
    • Prednicarbato (0,25%)
  • Queratolíticos en lociones o champús, solos o asociados a antifúngicos o alquitranes. El ácido salicílico es el más empleado.
  • Calcipotriol, en solución al 0,5%, una aplicación diaria.

¿Cómo se trata la dermatitis facial?

Formas leves. Puede realizarse un lavado con un champú o gel antifúngico a diario o aplicar lociones, emulsiones, geles o cremas no engrasantes de alfa-hidroxiácidos, breas liposomadas, ictiol, keluamida piroctona olamina o urea.

Formas moderadas y graves. Además de los tratamientos incluidos en el apartado anterior, pueden utilizarse cremas o lociones de corticoides adecuados para esta localización:

  • Acetato de hidrocortisona (1-2,5%)
  • Fluocortina éster butílico (0,75%)
  • Fuorato de mometasona (0,1%)
  • Butirato-propionato de hidrocortisona (0,1%)
  • Aceponato de metilprednisolona (0,1%)
  • Prednicarbato (0,25%)

¿Cómo se trata la dermatitis en otras localizaciones?

En general se emplearán los mismos tratamientos que en la región facial. En las zonas de pliegues y genitales existen frecuentes problemas de tolerancia, por lo que se emplearán con preferencia Corticoides tópicos de alto perfil de seguridad o antifúngicos (imidazólicos o Ciclopirox olamina) en cremas (1-2 aplicaciones al día). 

Dermatitis seborreica asociada a VIH

Se utilizarán los mismos tratamientos que en los pacientes no infectados por VIH, acordes a la localización e intensidad de las lesiones.

Tratamientos sistémicos

Solo están indicados en situaciones excepcionales, sobre todo en los raros casos de dermatitis seborreica generalizada o eritrodérmica. Su empleo debe reservarse al especialista.

Las posibilidades terapéuticas a considerar incluyen:

  • Corticoides, a dosis equivalentes de prednisona de 0,5-1 mg/kg/día.
  • Antifúngicos: Itraconazol 100 mg/día. La respuesta es pobre en los enfermos infectados por VIH, muchos de los cuales reciben esta medicación de forma profiláctica.
  • Retinoides. El ácido 13-cis-retinoico puede ser útil a las dosis convencionales en los pacientes con dermatitis seborreica asociada a acné o rosácea graves y resistentes.
  • PUVA o fototerapia UVB. Solo indicada en casos excepcionales.

Criterios de derivación a Dermatología

  • Confirmación diagnóstica.
  • Dermatitis seborreica generalizada o eritrodérmica.
  • Asociación a otros procesos dermatológicos (acné, rosácea, etc.) que dificulten el tratamiento.

Bibliografía

  • Bielsa Marsol I. Eccemas II. En: Ferrándiz C, ed. Dermatología Clínica. Madrid: Mosby/Doyma Libros; 1966, p.113-124.
  • Fonseca Capdevila E. Pitiriasis y dermatitis seborreica del cuero cabelludo. Piel 1994;9:23-28.
  • Fonseca Capdevila E. Dermatitis seborreica del adulto. Salud Rural 1998; 15(14):113-123.

 

El contenido de Galenox.com es únicamente para profesionales de la salud.

Para leer más Ingresa o Regístrate

Iniciar sesión

 

¿Aún no eres parte de Galenox®?

Regístrate para obtener una cuenta GRATUITA

Obten acceso ilimitado a :

Noticias médicas

Congresos nacionales e internacionales

Educación médica continua

 

Registrarse

today Congresos nacionales

today Congresos internacionales

forum Últimos tweets

Conoce el wearable para monitorear el corazón #salud #cardiología https://t.co/N8XAO0Ab3r https://t.co/mLLPAYXBiw
Tratamiento para la colitis nerviosa con… ¿bacterias? #salud #bacterias https://t.co/qovN3SZM4P https://t.co/FhDvnXlrMc
Los kilos extra influyen en el trastorno bipolar. Descubre por qué #salud #obesidad https://t.co/sci7FDB1PD https://t.co/Tn6eb5a44T
¿La rotación de residentes es un peligro para los pacientes? #salud #galenox https://t.co/AKw4C7iYc5 https://t.co/NHZ4KCOy8C

Políticas de privacidad - Términos de Uso

Galenox.com - ¡Tu colega siempre en línea!

REGISTRO

Whoops, looks like something went wrong.