Galenox.com
Registrese en Galenox.com

Adenopatías

¿De qué hablamos?

Hablamos de linfadenopatía cuando existe una anormalidad en el tamaño, consistencia o número de los nódulos linfáticos, causada por la invasión ó propagación de células inflamatorias ó neoplásicas dentro del nódulo. Los nódulos o ganglios linfáticos son los órganos con más capacidad de reacción del sistema inmune.

Pueden ser:

  • Localizadas (Aproximadamente 75% del total): Sólo existe afectación de un área anatómica
  • Generalizadas (Cerca de 25% restante): 2 ó más áreas no contiguas afectadas

Las causas más frecuentes de linfadenopatías son:

A.- Enfermedad maligna: La probabilidad de malignidad aumenta con la edad y es la causa de 1.1% de las adenopatías inexplicables. Las adenopatías que duran menos de 2 semanas ó más de 1 año sin crecer tienen muy pocas probabilidades de ser malignas. La localización supraclavicular es la que tiene mayor riesgo de malignidad (90% en > 40 años y 25% en < 40 años). Son causas de adenopatía maligna:

Ver tabla de Enfermedad Maligna

B.- Enfermedad Infecciosa:

Ver tabla de Enfermedad Infecciosa

C.- Enfermedad Inmunológica:

Ver tabla de Enfermedad Inmunológica

D.- Causa desconocida

Ver tabla de Causa Desconocida

¿Cómo se diagnostica?:

A.- Antes de nada debe hacerse el diagnóstico diferencial con otras causas de masa subcutánea:

  • Glándulas salivales: Parótida, submaxilar, sólo se palpan cuando se inflaman ó malignizan
  • Quistes y tumores benignos: Sebáceos, epidermoides, dermoides. Quiste branquial congénito. Conducto tirogloso. Ganglión, lipoma, tumores glómicos
  • Masas malignas: Liposarcoma, leiomiosarcoma, fibrosarcoma, sarcoma sinovial, sarcoma de Kaposi
  • Otros: Tiroides, laringocele, aneurismas, costilla cervical

B.- La historia clínica debe recoger:

  • Edad y sexo: si el paciente es mayor de 50 años, sólo serán benignas en 40%. En los pacientes menores de 30 serán benignas en 80%
  • Antecedentes familiares: cáncer (melanoma, síndrome del nevus displásico familiar
  • Antecedentes personales de exposición:
    • Animales, mordeduras de insectos (turalemia, enfermedad de Lyme)
    • Contactos con enfermos de tuberculosis, contactos sexuales ( E.T.S: VIH, VHC VHB, LUES, herpes)
    • Tabaco, alcohol
    • ADVP
    • Radiaciones
  • Antecedentes ocupacionales: sílice, berilio.
  • Viajes (histoplasmosis, leishmaniasis, carbunco, tripanosomiasis, fiebre tifoidea)
  • Fármacos: Alopurinol, Atenolol, Captopril, Carbamacepina, Cefalosporinas, hidralacina, penicilina, quinidina, sulfamidas, sulindal.
  • Síntomas y signos localizados
  • Síntomas generales: fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna.
  • Síntomas asociados:
    • Mononucleosis: fiebre astenia, odinofagia
    • Linfoma de Hodgkin: fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna
    • LES, AR, Dermatomiositis: artralgias, debilidad muscular, rash

  C.- Exploración física

Aparte de una exploración general completa (auscultación cardiaca y pulmonar, abdomen -esplenomegalia- ORL -oídos y orofaringe- mamas y piel) debemos realizar una exploración detallada del sistema linfático superficial. El sistema linfático profundo, que comprende los ganglios hiliares, mediastínicos, retroperitoneales y pélvicos, se estudia mediante radiografía de tórax, TAC, RMN, pruebas que se realizan habitualmente para el diagnóstico de extensión de procesos neoplásicos. En cuanto al sistema linfático superficial, en adenopatías localizadas tendremos en cuenta:

    • Tamaño. Los ganglios normales son menores de 1cm de diámetro, salvo los epitrocleares, menores de 0.5 cm. y los inguinales menores de 1.5
    • Consistencia:Dolor: no es útil para diferenciar una adenopatía maligna de una benigna. Se produce generalmente por aumento rápido de tamaño. Orienta a procesos inflamatorios y hemorrágicos
      • Blandos: infecciosas o inflamatorias
      • Firmes y adheridos: linfoma
      • Duros: metastásicos
    • Adhesión:
      • Benignas, no adheridas: Tuberculosis, sarcoidosis, linfograma
      • Malignas, adheridas: Metastásicas, linfomas
    • Localización:
      • Supraclaviculares: las que más sugieren malignidad. Derechas: mediastino, pulmón, esófago. Izquierdas (ganglio de Virchow): tórax, testículos, ovarios, próstata, estómago, riñón, páncreas)
      • Inguinales: infrecuentemente es la primera manifestación de linfomas. Poco sugestivas de malignidad. Se exploran: Ganglios del grupo oblicuo (situados a lo largo del ligamento de Poupart) y ganglios del grupo longitudinal (situados a lo largo de los vasos sanguíneos). Las causas más frecuentes son: ETS, carcinoma de células espinosas de la vagina y otros tumores malignos de la pelvis
      • Cervicales. Se exploran los ganglios submentonianos, submaxilares, yugulares (a lo largo de los bordes anterior y posterior del esternocleidomastoideo), supraclaviculares, suboccipitales y pre y postauriculares. Las causas más frecuentes son: infecciones de vías respiratorias altas, toxoplasma, mononucleosis infecciosa, Kikuchi, mycobacteria atípica, sarcoidosis, enfermedad de Kawasaki y carcinomas de cabeza y cuello
      • Axilares. Se exploran: ganglios axilares centrales (en la mitad de la pared torácica de la axila), laterales (próximos a la parte superior del húmero) y subescapulares (bajo el borde anterior del músculo dorsal ancho). Las causas más frecuentes son: toxoplasma, tuberculosis, mononucleosis infecciosa, carcinomas torácicos, linfomas Hodgkin y No Hodgkin (no metastatizan ahí inicialmente, pero pueden ser la primera localización descubierta), melanoma y cáncer de mama
      • Occipitales. Las causas más frecuentes son las tiñas y la dermatitis seborreica
      • Epitrocleares. Las causas más frecuentes son: Infecciones piógenas, sarcoidosis, turalemia, linfoma y sífilis secundaria

D.- Laboratorio y pruebas complementarias

      • Hemograma, fórmula leucocitaria y velocidad de eritrosedimentación
      • Enzimas hepáticos y proteinograma
      • Cultivo de sangre, de ganglios y de médula ósea
      • Intradermoreacción de mantoux
      • Serología de mononucleosis, toxoplasma, brucella, fiebre tifoidea, citomegalovirus, herpes y VIH
      • ANA, Factor reumatoide, ECA, inmunoelectroforesis
      • Radiografía de tórax para descartar adenopatías mediastínicas
      • Linfografía para el estudio de adenopatías retroperitoneales
      • Ecografía, TAC y RMN. Esta última es muy útil para la distinción entre una masa residual fibrótica y una masa linfoproliferativa activa
      • Gammagrafía con galio, útil para la detección de focos ocultos activos de la enfermedad

E.- Estudios biópsicos

      • Aspiración: para diagnóstico de una infección piógena o una TBC
      • Punción aspiración con aguja fina (PAAF): es de gran ayuda en el diagnóstico de adenopatías superficiales y profundas, éstas con ayuda de técnicas de imagen
      • Biopsia ganglionar: es una de las técnicas más precisas. Se suele extirpar el ganglio en su totalidad

Algoritmo de manejo:
Ver Algoritmo de manejoAviso a pacientes o familiares: 
La información de este sitio está dirigida a profesionales de atención primaria. Su contenido no debe usarse para diagnosticar o tratar problema alguno. Si tiene o sospecha la existencia de un problema de salud, imprima este documento y consulte a su médico de cabecera

 

Bibliografía:

Bazemore AW, Smucker DR. Lymphadenopathy and Malignancy. Am Fam Physician. 2002 Dec 1;66(11):2103-10.
Blanco Rodríguez AM, Calvo García E, Moliner Prada C. Adenopatias. Sesiones clínicas C@P-Semfyc, 1998.
Castro Martín J. Enfermedades que cursan con adenopatías. FMC 1999; 6: 381-392.
Ferrer R. Lymphadenopathy: Differential diagnosis and Evaluation. Am Fam Physician 1998; 58(6): 1313-20.
Henry PH, Longo DL. Aumento de tamaño de los ganglios linfáticos y del bazo: Linfadenopatía y esplenomegalia. En: Harrison. Principios de medicina interna. Eugene Braunwald (edit.). 15ª ed. Madrid: Mc Graw-Hill; 2001; 424-431.
Monserrat E et al . Enfermedades ganglionares. En: Medicina Interna. Farreras Rozman (Dtor.). Medicina Interna. 14ª ed. Madrid: Mosby-Doyma Libros; 2000; 1958-1991.
Terol MJ. Manejo clínico y diagnostico diferencial de la adenopatía única o múltiple. Medicine 1997; 7(61): 2843-2845.

 

 

 

 

El contenido de Galenox.com es únicamente para profesionales de la salud.

Para leer más Ingresa o Regístrate

Iniciar sesión

 

¿Aún no eres parte de Galenox®?

Regístrate para obtener una cuenta GRATUITA

Obten acceso ilimitado a :

Noticias médicas

Congresos nacionales e internacionales

Educación médica continua

 

Registrarse

today Congresos nacionales

today Congresos internacionales

forum Últimos tweets

Conoce el wearable para monitorear el corazón #salud #cardiología https://t.co/N8XAO0Ab3r https://t.co/mLLPAYXBiw
Tratamiento para la colitis nerviosa con… ¿bacterias? #salud #bacterias https://t.co/qovN3SZM4P https://t.co/FhDvnXlrMc
Los kilos extra influyen en el trastorno bipolar. Descubre por qué #salud #obesidad https://t.co/sci7FDB1PD https://t.co/Tn6eb5a44T
¿La rotación de residentes es un peligro para los pacientes? #salud #galenox https://t.co/AKw4C7iYc5 https://t.co/NHZ4KCOy8C

Políticas de privacidad - Términos de Uso

Galenox.com - ¡Tu colega siempre en línea!

REGISTRO

Whoops, looks like something went wrong.