BUTAZOLIDINA

BUTAZOLIDINA GRAGEAS
Auxiliar en el tratamiento del reumatismo
SANDOZ, S.A. de C.V..

 

- DENOMINACION GENERICA
- FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION
- INDICACIONES TERAPEUTICAS
- FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS
- CONTRAINDICACIONES
- PRECAUCIONES GENERALES
- RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
- REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
- INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO
- ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
- PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
- DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION
- MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL
- PRESENTACIONES
- RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
- LEYENDAS DE PROTECCION
- LABORATORIO Y DIRECCION
- NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA

DENOMINACION GENERICA:

Fenilbutazona.

FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION:

Cada gragea contiene:

Fenilbutazona sódica.................... 200 mg

Excipiente, cbp............................. 1 gragea

Cada ampolleta contiene:

Fenilbutazona sódica.................... 600 mg

Lidocaína......................................... 30 mg

Vehículo, csp..................................... 3 ml

INDICACIONES TERAPEUTICAS:

Auxiliar en el tratamiento del reumatismo.

BUTAZOLIDINA® sólo debería administrarse cuando otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos no hayan dado resultado satisfactorio y tan sólo frente a brotes agudos de los padecimientos siguientes:

·      Espondilitis anquilopoyética.

·      Gota.

·      Artritis reumatoide.

·      Artrosis.

FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS:

Farmacocinética:

Grageas: La fenilbutazona, sustancia activa de BUTAZOLIDINA®, se absorbe de manera rápida y completamente desde el tracto gastrointestinal. La concentración máxima de la fenilbutazona en el suero se alcanza generalmente en un plazo de dos horas después de la administración oral. Tras la toma diaria repetida de 200 mg se alcanzan concentraciones plasmáticas medias de sustancia activa en el estado estable de 83 µg/ml.

Solución inyectable: Tras la administración intramuscular, la fenilbutazona es absorbida gradualmente en su mayor parte y las concentraciones séricas máximas se alcanzan en 6 a 10 horas. Una sola dosis intramuscular de 800 mg proporciona una concentración sérica máxima de 60 µg/ml.

Grageas y solución inyectable: A concentraciones plasmáticas terapéuticas, la fenilbutazona está unida a proteínas plasmáticas en 98 a 99%, exclusivamente a la albúmina. A 0.17 lt./kg, el volumen de distribución es bajo. La fenilbutazona se distribuye en varios tejidos y fluidos corporales, por ejemplo, el líquido sinovial.

La fenilbutazona se metaboliza extensivamente en el hígado. Menos de 1% de la dosis se excreta inalterado con la orina. Inhibe el metabolismo de diversos fármacos, pero también puede actuar como inductor de enzimas hepáticas. El medicamento forma el metabolito activo oxifenbutazona. Los metabolitos principales en la orina son los C-glucurónidos de fenilbutazona y de g-hidroxifenilbutazona.

La vida media de la eliminación plasmática de la fenilbutazona es de 75 horas y presenta amplias variaciones individuales e intraindividuales. Las concentraciones de fenilbutazona en el estado estacionario son similares en las personas de edad avanzada y en los adultos jóvenes, aunque existe una tendencia hacia una vida media de eliminación plasmática más larga que puede llegar a 105 horas en las personas de edad avanzada. La afección renal no influye sobre la farmacocinética de la fenilbutazona en un grado clínicamente relevante. En pacientes con cirrosis hepática puede prolongarse la vida media plasmática de la fenilbutazona.

La fenilbutazona se excreta casi totalmente en forma de metabolitos. Unas tres cuartas partes por la orina (de esta fracción, 40% aproximadamente como C-glucurónido de fenilbutazona y de 10 a 15% como C-glucurónido de g-glucurónido de g-hidroxifenilbutazona) y una cuarta parte por las heces.

Farmacodinamia: BUTAZOLIDINA® tiene propiedades antipiréticas y analgésicas. Además, tiene un ligero efecto uricosúrico, reduciendo la reabsorción tubular del ácido úrico. Aunque BUTAZOLIDINA® no altera la reabsorción tubular del ácido úrico ni la evolución de la enfermedad básica, ha demostrado ser eficaz para aliviar el dolor, reducir la tumefacción y sensibilidad de incrementar la movilidad en pacientes con trastornos reumáticos. En el mecanismo de acción de la fenilbutazona desempeña un papel importante la inhibición de la ciclooxigenasa (prostaglandina sintetasa). Este efecto sirve para limitar la producción de prostaglandinas (principalmente de las series E y F) que participan en el desarrollo de las reacciones inflamatorias, dolorosas y febriles. Bajo condiciones experimentales, la fenilbutazona inhibe también la función de los leucocitos (quimiotaxis, liberación y/o actividad de enzimas lisosómicas).

CONTRAINDICACIONES:

BUTAZOLIDINA® está contraindicada en pacientes con hipersensibilidad a la fenilbutazona y otros derivados pirazolónicos, con úlcera gástrica manifiesta o antecedentes de la misma, con síntomas o antecedentes de enfermedad intestinal inflamatoria con o sin ulceración, discrasias hemáticas o antecedentes de las mismas, diátesis hemorrágica (trombocitopenia, trastornos de la coagulación), insuficiencia grave cardiaca, hepática o renal, hipertensión grave, enfermedad tiroidea, síndrome de Sjögren. BUTAZOLIDINA® está contraindicada también en los pacientes asmáticos en los que la toma de ácido salicílico u otros fármacos con actividad inhibidora de la prostaglandina sintetasa desencadena ataques de asma, urticaria, rinitis aguda u otras manifestaciones de hipersensibilidad.

PRECAUCIONES GENERALES:

Puede darse en cualquier momento una toxicidad gastrointestinal seria como hemorragia, ulceración y perforación, con o sin síntomas premonitorios, en los pacientes tratados con medicamentos antiinflamatorios no esteroides.

Aunque son comunes los síntomas gastrointestinales menores como la dispepsia, éstos suelen manifestarse al comienzo de la terapéutica. Los médicos deben mantenerse alerta por si se presentan úlceras y hemorragias en pacientes tratados con antiinflamatorios no esteroides, aun en ausencia de síntomas previos en el tracto gastrointestinal.

Si se manifiesta algún síntoma o signo que sugiera una toxicidad gastrointestinal, se suspenderá inmediatamente la administración de BUTAZOLIDINA®. Si los pacientes desarrollan signos o síntomas que sugieran una discrasia de las células hemáticas como fiebre, estomatitis, irritación de garganta o hemorragia prolongada, se interrumpirá inmediatamente la medicación de BUTAZOLIDINA® y se llevará a cabo un análisis hematológico completo.

Se han reportado con BUTAZOLIDINA® reacciones hepáticas graves, inclusive ictericia y hepatitis, lo mismo que con otros fármacos antiinflamatorios no esteroides. Si persisten los resultados de las pruebas hepáticas anormales o éstos empeoran o se desarrollan signos y síntomas clínicos de enfermedad hepática, se interrumpirá la administración del medicamento.

Como otros fármacos que inhiben la actividad de las prostaglandina sintetasa, BUTAZOLIDINA® puede precipitar ataques agudos de asma en pacientes asmáticos. Se recomienda no administrar BUTAZOLIDINA® a pacientes menores de 12 años. Los pacientes de edad avanzada pueden correr un mayor peligro de sufrir efectos secundarios adversos con los fármacos antiinflamatorios no esteroides. Por tanto, BUTAZOLIDINA® se utilizará con precaución en tales pacientes.

Si se ha de administrar BUTAZOLIDINA® durante más de una semana, se efectuarán periódicamente pruebas de la función hepática y renal, así como recuentos hemáticos. Si se manifiestan cambios significativos, se retirará el fármaco.

BUTAZOLIDINA® aumenta la retención de sodio. Por ello se empleará con precaución en pacientes en que la retención de líquido agravaría una afección subyacente como puede ser una enfermedad cardiaca o renal. Los pacientes con la función renal disminuida deberían ser controlados cuidadosamente. Puede precipitarse una insuficiencia renal manifiesta debido a la inhibición de la síntesis de prostaglandina. En los pacientes con estomatitis habrá que excluir una granulocitopenia o una anemia aplásica antes de iniciar el tratamiento con BUTAZOLIDINA®. Incluso si el recuento hemático es normal, la BUTAZOLIDINA® se empleará con precaución en los pacientes con estomatitis. Los pacientes tratados con BUTAZOLIDINA® evitarán tomar ácido acetilsalicílico y otros AINES, dado que el empleo concomitante de estos fármacos puede incrementar el riesgo de reacciones gastrointestinales serias.

No se dará BUTAZOLIDINA® a pacientes sometidos a terapéutica con anticoagulantes orales debido a un mayor riesgo de hemorragia. Los pacientes tratados con antidiabéticos orales no deberán recibir BUTAZOLIDINA® por la posibilidad de que se produzca una seria hipoglucemia.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

No existe experiencia adecuada relativa al tratamiento con BUTAZOLIDINA® en mujeres embarazadas.

BUTAZOLIDINA® puede aparecer en la sangre del cordón umbilical y no deberá emplearse durante el embarazo.

Sin embargo, sí se han empleado otros medicamentos que resultaron ineficaces, BUTAZOLIDINA® sólo se administrará si los beneficios para la madre justifican el riesgo potencial para el feto (por ejemplo, cierre prematuro del conducto arterioso).

Pasan a la leche materna cantidades muy pequeñas de BUTAZOLIDINA®. Por tanto, las madres lactantes deberán dejar de amamantar o se abstendrán de tomar el medicamento.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Tracto gastrointestinal:

·      Frecuentes: náusea, gastritis.

·      Ocasionales: molestias gastrointestinales, pirosis, dolor epigástrico, úlcera péptica, diarrea.

·      Raras: vómitos, hemorragia gastrointestinal (hematemesis y/o melena) sangrado o perforación de úlceras pépticas.

·      En casos aislados: pancreatitis, esofagitis, úlcera esofágica, estrechamiento benigno del esófago, exacerbación de una enfermedad intestinal inflamatoria, inclusive la enfermedad de Crohn con hemorragia, ulceración o perforación, obstrucción del intestino delgado, estreñimiento.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO:

BUTAZOLIDINA® puede incrementar la actividad, la duración del efecto y la toxicidad de los anticoagulantes orales (riesgo de hemorragia), de los antidiabéticos orales (riesgo de hipoglucemia seria) de la insulina, la fenitoína, el valproato sódico, el litio, el metotrexato y las sulfamidas. BUTAZOLIDINA® puede inducir el metabolismo microsomal hepático de dicumarol, digitoxina, hexobarbital y cortisona. Los inductores de enzimas microsomales hepáticas, por ejemplo, barbitúricos, prometazina, clorfeniramina, rifampicina y corticosteroides (prednisona) pueden abreviar la vida media de BUTAZOLIDINA®.

A la inversa, se ha comunicado que metilfenidato prolonga la vida media de BUTAZOLIDINA® e incrementa la concentración sérica de oxifenbutazona. La administración concomitante de BUTAZOLIDINA® con otro AINES o corticosteroides incrementa el riesgo de causar serias reacciones gastrointestinales adversas. Administrados conjuntamente, BUTAZOLIDINA® y misoprostol pueden inducir síntomas adversos relacionados con el sistema nervioso central como son mareos, cefaleas y diplopía transitoria.

BUTAZOLIDINA® puede potenciar los efectos del alcohol sobre el sistema nervioso central.

La colestiramina y los antiácidos reducen la resorción enteral de BUTAZOLIDINA®. Durante la administración concomitante de esteroides anabolizantes (metandrostenolona) y BUTAZOLIDINA®, aumenta la concentración plasmática de oxifenbutazona.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO:

BUTAZOLIDINA® induce la asimilación de yodo por la tiroides y puede interferir en las pruebas de laboratorio sobre la función tiroidea.

PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

La fenilbutazona careció de potencial mutagénico en diversos sistemas de pruebas in vivo e in vitro.

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION:

Oral.

Resulta aconsejable individualizar la dosificación de BUTAZOLIDINA® teniendo en cuenta sobre todo el cuadro clínico, la edad y el estado general del paciente. La dosificación será lo más baja posible.

El tratamiento no deberá durar, a ser posible, más de una semana.

Si es inevitable su prolongación, se tomarán medidas especiales. Las grageas de BUTAZOLIDINA® se ingerirán enteras junto con líquido durante las comidas.

Para espondilitis anquilopoyética, artritis reumatoide o artrosis puede tomarse con directrices las siguientes recomendaciones posológicas:

·      Durante los primeros días, 400 mg diarios, o en casos graves hasta 600 mg diarios durante el día (es decir, dos o tres grageas de 200 mg a lo sumo). Después, suele bastar una gragea de 200 mg.

Para los ataques de gota se recomienda la posología siguiente:

·      Al principio, 600 a 800 mg diarios dos o tres veces al día durante uno a tres días.

En caso necesario, a continuación, 200 a 400 mg al día.

Intramuscular: Resulta aconsejable individualizar la dosificación de BUTAZOLIDINA® teniendo en cuenta sobre todo el cuadro clínico, la edad y el estado general del paciente. La dosificación será lo más baja posible. El tratamiento con BUTAZOLIDINA® Solución inyectable se limitará a 3 días solamente. Cuando sea necesario, proseguir el tratamiento con grageas de BUTAZOLIDINA®.

Puede recomendarse en general el siguiente: 1 ampolleta de 600 mg al día por vía intraglútea profunda. Si el paciente se queja de dolor intenso o fuertes molestias, se interrumpirá la inyección inmediatamente.

Técnica de inyección: Dado que la viscosidad de la solución fría es bastante elevada y que puede sedimentarse, la ampolleta se calentará previamente a la temperatura corporal. Para la inyección se empleará una aguja de 0.4 mm de diámetro interior. La inyección intraglútea de BUTAZOLIDINA® requiere de una técnica especial. Se aplicará al paciente en decúbito después de desinfectar cuidadosamente la piel. Para asegurarse de que el fármaco se deposita en la musculatura lejos de los tractos nerviosos, se inyectará en la región ventroglútea. La zona de la inyección se localizará situando extendidos los dedos índice y medio de la mano, de modo que la yema de los dedos se coloque respectivamente sobre el ángulo que definen los dos dedos, a la altura de las falanges proximales. La dirección de la aguja será casi perpendicular a la superficie de la piel con una pequeña inclinación hacia la cresta ilíaca. En todo caso, se evitará que la trayectoria de la aguja pase por debajo de cualquiera de los dedos que definen el citado triángulo. En los pacientes obesos se utilizará una aguja con longitud suficiente para impedir que la sustancia activa se deposite en el tejido graso subcutáneo. La inyección se efectuará lentamente.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

·      Náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, hemorragia gastrointestinal y úlcera péptica.

·      Hiperpirexia, intranquilidad, mareo, somnolencia, pérdida auditiva, agitación, convulsiones, coma.

·      Alcalosis, acidosis, trastornos electrolíticos, edema.

·      Taquicardia, hiperventilación, paro respiratorio, cianosis, hipotensión, anomalías electrocardiográficas, paro cardiaco.

·      Insuficiencia renal aguda.

·      Anormalidades en las pruebas de la función hepática, ictericia, insuficiencia hepática.

·      Anemia, leucopenia, trombocitopenia, hipotrombocitopenia.

No existe un antídoto específico. En caso de emergencia, se vaciará el estómago del paciente mediante inducción de vómito o lavado, incluso en ausencia de síntomas. Se administrará carbón activado para reducir la absorción de BUTAZOLIDINA®. En el paciente obnubilado se asegurarán las vías respiratorias mediante intubación endotraqueal antes de iniciar el lavado (no provocar emesis). El shock se tratará con medidas de apoyo apropiadas. Los ataques convulsivos se controlarán con diazepam por vía intravenosa. Se consideran ineficaces para eliminar el fármaco la diuresis forzada y la hemodiálisis. Se recomienda la hemoperfusión en caso de intoxicación grave, pero su eficacia aún es discutible.

PRESENTACIONES:

Grageas: Caja con 20 grageas de 200 mg para venta al público.

Solución inyectable: Caja con 3 ampolletas de 3 ml para venta al público.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:

Grageas: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

Solución inyectable: Consérvese en refrigeración a temperatura entre 2 y 8°C. No se congele.

LEYENDAS DE PROTECCION:

No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se use en el embarazo, lactancia,en niños menores de 12 años, ni por más de 7 días, ni en personas de edad avanzada.

LABORATORIO Y DIRECCION:
SANDOZ, S.A. de C.V.
a Novartis Company
Augusto Rodín Núm. 128
Colonia San Juan Mixcoac
09708 México, D.F.
® Marca registrada

NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA:
Regs. Núms. 41026 y 41997, SSA IV
JEAR-209867/RM2001 y EEAR-04361202828/RM2004/IPPA

Download Free Designs http://bigtheme.net/ Free Websites Templates

Últimos tweets